martes, 17 de septiembre de 2013

Volver a la Fuente

Se dice en el Tao Te King: “volver es el movimiento del Tao”. Todos podemos ver las mil expresiones de lo que se conoce como Taoísmo.
Desde la práctica de ciertas artes marciales hasta el cultivo de la salud mediante un sistema bien definido (y efectivo), pasando por danzas, meditaciones singulares, pintura, y un largo etcétera, todo ello parece estar dentro de ese misterioso Tao.
 En la base que las diversas artes usan para hablar de su historia y fundamentos está la enseñanza de los grandes clásicos Lao Zi, Zhuang Zi y Lie Zi, por citar sólo a los llamados canónicos. Sin embargo el punto de atención no está en ellos –que no sería lo importante- ni en su profundo mensaje –que es lo realmente importante-. El objetivo está centrado en un camino de realización de un superhombre en cada uno de los practicantes. Hemos perdido la Fuente para seguir el curso del río y deleitarnos en los valles. Quiero advertir ante todo que hacer esto no es en absoluto un error. Es, de hecho, una opción que reporta grandes beneficios y recompensas. Es un camino hermoso, digno, y que no debe quedar sólo en la tradición oriental, porque forma parte de la gran herencia de la cultura humana.
 Pero no es el camino del Tao que no puede ser expresado con palabras…
 Una ayuda para volver a apuntar hacia la Fuente, el Tao, la Naturaleza Original, la Mente Pura:
·  Cesa de llamarlo Tao, recuerda que lo llamamos Tao aunque en verdad es innombrable.
·  No lo identifiques con una manifestación particular (comida, hábitos de vida, cultura china…) se trata de una pureza en el modo de vivir de cada uno, no en un único modo de vivir
·  No te identifiques como seguidor del mismo a través de un modo particular (artes marciales, hábitos de vida, cultura china…)
·  Búscalo en lo más cotidiano, ordinario y cercano (árbol que hay cerca de tu domicilio, un hombre que prepara una caña para pescar, una mujer que sonríe, un perro que huele el suelo, un niño que juega con una pelota…)
·  Piérdelo en lo intelectual y siente cómo la sensación de pérdida es acompañada de algo más. Descubre qué es ese “algo más”.
 La Naturaleza Original y Pura, lejos de los condicionantes artificiales, y ajena a la búsqueda de identificación de un ego.

La inmortalidad no consiste en un cuerpo que no muere, sino en descubrir que no hay una vida ajena e independiente de todo lo demás. La eternidad se manifiesta en el cambio. Aquello que permanece bajo todos los cambios, ahí está la Fuente.
Las etiquetas ayudan a "apuntar hacia la Luna, pero no son la Luna".
Liáng

jueves, 14 de febrero de 2013

Los poderes sobrenaturales

Tradicionalmente al Buda Shakyamuni se le han atribuido grandes poderes y dones sobrehumanos. Entre otras cosas se decía que El Bendito tenía el conocimiento de todas las cosas del universo. A día de hoy podemos ver que la admiración lleva a hacer de ciertas cosas otras superiores. Muchas veces lo hacemos inconscientemente, porque valoramos tanto a la persona que la situamos (la clasificamos y la juzgamos, lo que es un acto típico de aquellos "jueces" que están todavía más alto) por encima de lo que entendemos como normal.

En el caso del Buda, el hecho de no entender su mensaje y enseñanzas del sufrimiento y del cese del sufrimiento, nos lleva a buscar al Buda en otras cosas en donde la imaginación, y las leyendas del folklore ponen su ayuda.

Sobre los supuestos poderes sobrenaturales del Buda, el Maestro Linji (Rinzai) hizo la siguiente manifestación:

Decís que el Buda tenía poderes sobrenaturales, que obraba maravillas. Pero todos los demonios tienen poderes sobrenaturales. ¿Son por ello budas? Seguidores del Camino, no os dejéis engañar.

Para mí todos esos poderes son kármicos y dependientes. No son los poderes que poseyó el Buda: ver sin dejarse engañar por el color y la forma, oír sin dejarse engañar por el sonido, oler sin dejarse engañar por los olores, gustar sin dejarse engañar por los sabores, tocar sin dejarse engañar por el tacto y pensar sin dejarse engañar por las configuraciones mentales. Por lo tanto, las seis esferas de forma, sonido, olor, gusto, tacto y configuraciones mentales son informes: no pueden atar a un hombre independiente de verdad.

Aunque los skandhas (los cinco agregados) son permeables por naturaleza, al dominarlos se convierten en vuestros poderes sobrenaturales aquí en la tierra.
(de las crónicas de Linji)

En lo realtivo a otras tradiciones espirituales se dice que, aunque puedan aparecer bellas flores al borde del camino, las flores no son el camino ni tampoco la meta del mismo.

El Buda no está en la estatua de Siddhartha Gautama y tampoco lo está en sus restos mortales. La Mente es el Buda y el Buda es la Mente. Por eso empleó largas décadas en compartir su mensaje, porque todos podemos lograr el reconocimiento de la naturaleza búdica que traspasa los cinco agregados y todos los reinos. Porque Él supo que su mensaje sería bueno para nosotros, practiquemos con fe y sigamos moviendo la Rueda.