jueves, 14 de febrero de 2013

Los poderes sobrenaturales

Tradicionalmente al Buda Shakyamuni se le han atribuido grandes poderes y dones sobrehumanos. Entre otras cosas se decía que El Bendito tenía el conocimiento de todas las cosas del universo. A día de hoy podemos ver que la admiración lleva a hacer de ciertas cosas otras superiores. Muchas veces lo hacemos inconscientemente, porque valoramos tanto a la persona que la situamos (la clasificamos y la juzgamos, lo que es un acto típico de aquellos "jueces" que están todavía más alto) por encima de lo que entendemos como normal.

En el caso del Buda, el hecho de no entender su mensaje y enseñanzas del sufrimiento y del cese del sufrimiento, nos lleva a buscar al Buda en otras cosas en donde la imaginación, y las leyendas del folklore ponen su ayuda.

Sobre los supuestos poderes sobrenaturales del Buda, el Maestro Linji (Rinzai) hizo la siguiente manifestación:

Decís que el Buda tenía poderes sobrenaturales, que obraba maravillas. Pero todos los demonios tienen poderes sobrenaturales. ¿Son por ello budas? Seguidores del Camino, no os dejéis engañar.

Para mí todos esos poderes son kármicos y dependientes. No son los poderes que poseyó el Buda: ver sin dejarse engañar por el color y la forma, oír sin dejarse engañar por el sonido, oler sin dejarse engañar por los olores, gustar sin dejarse engañar por los sabores, tocar sin dejarse engañar por el tacto y pensar sin dejarse engañar por las configuraciones mentales. Por lo tanto, las seis esferas de forma, sonido, olor, gusto, tacto y configuraciones mentales son informes: no pueden atar a un hombre independiente de verdad.

Aunque los skandhas (los cinco agregados) son permeables por naturaleza, al dominarlos se convierten en vuestros poderes sobrenaturales aquí en la tierra.
(de las crónicas de Linji)

En lo realtivo a otras tradiciones espirituales se dice que, aunque puedan aparecer bellas flores al borde del camino, las flores no son el camino ni tampoco la meta del mismo.

El Buda no está en la estatua de Siddhartha Gautama y tampoco lo está en sus restos mortales. La Mente es el Buda y el Buda es la Mente. Por eso empleó largas décadas en compartir su mensaje, porque todos podemos lograr el reconocimiento de la naturaleza búdica que traspasa los cinco agregados y todos los reinos. Porque Él supo que su mensaje sería bueno para nosotros, practiquemos con fe y sigamos moviendo la Rueda.